fbpx

Las mejores anécdotas dentro de PGBBQ

  1. La llegada del Silver Twinkee

Los fundadores de Pinche Gringo BBQ vieron al Silver Twinkee estacionado en el patio trasero de casa en Austin, Texas e instantáneamente se enamoraron. Para traerlo hasta la Ciudad de México manejaron todo el trayecto, pero aprovecharon el viaje para traer limonada artificial de Estados Unidos que venía en bolsas transparentes (era un polvo blanco), al cruzar la frontera los policías les pidieron revisar el truck y cuando abrieron la puerta y vieron las toneladas de polvo blanco casi se les van encima a los inocentes fundadores que solo querían proveer limonada en su restaurante. Los policías pensaron que era cocaína.  LoL

  1. Propuesta de Matrimonio

Hace unos años en un fin de semana casual sin nada interesante, una pareja estaba comiendo como cualquiera otra de las muchas que vienen a Pinche Gringo BBQ, de la nada él se hincó y le pidió matrimonio a su chava. Todos aplaudieron con sus dedos sucios de carne y salsa BBQ y ella dijo que sí con su boca llena de Brisket.

  1. Cuando granizó y no había techo

Al principio, cuando abrimos Pinche Gringo BBQ Patio, era un terreno baldío con unas lucesillas muy “cuquis” y todo era bien rústico y cute, obviamente no había techo, solo las bancas de madera y el Silver Twinkee. Todos comían felices bajo un cielo medio nublado, después empezó a lloviznar, pero como en dos segundos cuando en lo que reaccionaba la gente ante la situación, la llovizna se había convertido en una tormenta con granizo y nadie sabía qué hacer, fue muy chistoso porque todos corrían buscando donde resguardarse, pero no había donde. Las personas se quedaban debajo de los árboles o se pegaban a las paredes y se cubrían con las charolas en su vago intento por no mojarse.

 

Deja una respuesta