fbpx

Pinche Alan, el embajador más joven de PGBBQ

“Alan es un referente en Pinche Gringo, es una de las personas que más admiro y más respeto.  Él era súper tímido y ahora es experto en atender a los clientes. Es un gran ejemplo y estoy muy orgulloso de trabajar con él”, Abel Solís, The Pitmaster.

Él es Alan Alberto Candelaria Cruz, tiene 21 años, y 4 años ½ siendo parte del staff en Pinche Gringo BBQ Patio. Todo comenzó como un trabajo de fin de semana, cuando su papá (quien trabaja en la cervecería Cosaco) le comentó a Dan que su hijo adolescente quería trabajar y que además estaba estudiando la carrera técnica en gastronomía.

Así entonces, Alan a sus dulces 16 llegó un fin de semana a Pinche Gringo BBQ Patio, el de Narvarte, a recoger charolas y limpiar mesas. Un par de semanas después recibió una llamada que cambiaría su vida… “Me llamó Dan para decirme que quería que viniera todos los fines de semana a trabajar porque el restaurante estaba creciendo y necesitaban más personal, eso fue un mes de marzo, y así comencé”.

¿Qué hacías entonces?

Llegué para limpiar el restaurante y las charolas, limpiaba las mesas, sacaba la basura, y además era súper tímido, me daba mucha pena acercarme a las personas.

¿Cuál ha sido tu experiencia?

Mi experiencia aquí ha sido muy agradable, Pinche Gringo vino a marcar mi vida totalmente, me ha ayudado a madurar a mis 18 años ya era muy responsable y puntual. Esa cultura que de alguna manera nos ha inculcado Dan, es muy exigente, pero es esa exigencia la que me ha ayudado a ser mejor cada vez. Cuando he cometido errores, él ha estado ahí para ayudarme a salir adelante. Hoy te puedo decir que a mis 21 años soy una persona sumamente responsable y comprometida. También tengo una familia, una niña de 2 años y viene en camino un bebé. Todo lo que Dan y Roberto me han enseñado me hace ser una mejor persona día con día.

¿Cuál es tu función hoy?

Soy el embajador, soy quien recibe y despide a todos los clientes. Soy al apoyo para ellos, les explico el menú, cómo funcionamos, les doy recomendaciones, como por ejemplo qué les conviene cuando es una familia grande. Soy su guía.

¿Y la timidez, dónde quedó?

Sí pues, como dijo Abel, yo era muy tímido, pero ahora prácticamente hablo con todos los clientes, cotorreo con ellos. Me he relacionado con tanta gente que no puedo creerlo.

¿Ahora qué sigue?

He estado en todas las áreas: parrilla, barra, cocina, caja, piso, soy el embajador… y lo que me gustaría para empaparme aún más de todo lo que es Pinche Gringo, sería aprender de Abel, porque él vino a cambiar todo el sistema de la parrilla. Yo tengo idea de cómo se hacía antes, de cómo se prepara la comida… sería una gran oportunidad para mi trabajar con él y en un futuro también conocer el corazón del BBQ en Texas.

Además, siempre estoy aprendiendo, investigando, leyendo todo lo que puedo sobre BBQ y sobre servicio al cliente, siempre estoy buscando la mejor manera de atenderlos mejor.

¿Cuáles son tus favoritos del menú?

De carne me voy con el brisket, con las costillas de res cuando es temporada, con las salchichas de jalapeño y queso cheddar, son mis tres favoritos, pero el pulled pork con mayonesa y salsa podría comerlo todo un mes; de las guarniciones es la ensalada de col y los frijoles BBQ; y de postre el pay de calabaza que también es de temporada, pero me gusta mucho. De las cervezas pues me voy por las de Cosaco, que es donde trabaja mi papá, la güera es la que más me gusta.

¿Por qué las personas tienen que venir a comer a Pinche Gringo BBQ?

Porque rompe paradigmas. Muchas personas llegan preguntando por las costillas, porque es lo que todos conocemos, y es ahí donde yo trato de recomendarles nuestras otras carnes, para que conozcan algo más, para que prueben algo diferente y se salgan de su zona de confort, porque no han probado el brisket, no han probado el pulled pork, no conocen las salchichas artesanales… creen que el BBQ es solo una salsa y no es así. Entonces yo podría decirles a todas esas personas que no han venido, que no tengan miedo, que vengan a probar otros sabores.

La anécdota

Una vez llegó un señor con una familia grande, y me dijo “te doy un buen porcentaje de propina de lo que consuma si me llevas la comida a la mesa”, yo le contesté que me daba mucha pena, pero que nosotros no trabajábamos así, que me diera oportunidad de explicarle, de mostrarle el concepto, que probara nuestra carne… y accedió. Así que estuve con él y su familia, los llevé al área de parrilla, les dimos a probar el brisket; platicamos, bromeamos, les dije que me podían decir “pinche Alan” … y entonces cuando terminaron de comer y estaban listos para irse, el señor se acercó a mi y me dijo: “Alan muchas gracias, me gustó muchísimo el lugar, me encantó”.

Y es que cuando las personas están acostumbradas a un tipo de servicio y les cambias toda la idea, igual y no lo entienden en el momento, pero ya cuando les explicas, les enseñas y los guías, al final del día salen felices, te dan la mano, te abrazan y te dicen: “pinche Alan, estuvo bien bueno todo”.

Nuestra historia también la escribe cada una de las personas que ha ido llegando a ser parte de Pinche Gringo BBQ, porque no solo es un equipo de trabajo es una familia y como Alan, hacen que la experiencia al visitar nuestros restaurantes sea inolvidable y recurrente.

 

Nota

Alan es experto también en nieves artesanales.

Deja una respuesta