fbpx

¿Por qué nos gusta tanto comer con las manos?

Comer con las manos no solo tiene que ver con tradiciones, sino también con nuestro instinto, ya que hacerlo es considerado como una extensión de nuestros sentidos, pues gracias a ello podemos olfatear, sentir la textura de nuestros alimentos y su temperatura. Así que no te puedes sentir culpable cuando instintivamente quieras chupar tus dedos después de que se te llenen de un poco de salsa BBQ o “grasita”, ya que hacerlo sería usar tu sentido del gusto y tacto al cien por ciento.

De hecho, de acuerdo a las escrituras védicas de la India, comer con las manos es un modo de fusionarse con la naturaleza. Pero no nos mal entiendas, usar cubiertos tampoco está del todo mal, ya que los humanos los hemos utilizado desde tiempos inmemorables, como el caso de las cucharas, las cuales fueron usadas desde la era del Neolítico, cuando pudieron ser de gran ayuda para mover los guisos calientes o tomar líquidos, algo que definitivamente no podríamos hacer con las manos.

Lo mismo ocurrió con la aparición del cuchillo, el cual pasó de ser una herramienta de caza y preparación de alimentos, a un utensilio para comer, sobre todo para cortar carne. Finalmente, el tenedor aparecería en el siglo XI como una forma de refinamiento, pero también como un medio para sostener preparaciones calientes y escurridizas como las pastas.

Así entonces, comer con las manos es parte importante de nuestra naturaleza humana, de hecho, en realidad hace que los alimentos sepan “más ricos”, ya que hacerlo implica, como ya hemos mencionado un par de veces arriba, que usemos todos nuestros sentidos al mismo tiempo. Y si no nos crees, compruébalo por ti mismo, lleva estos conocimientos a la práctica disfrutando de una exquisita libra de costillas BBQ o una buena porción de pulled pork… ¡Provecho!