Ordena
en línea

¿Qué es el bluegrass, que suena tan bien?

Bluegrass, género musical que no es country, ni tampoco folk.

La música bluegrass obtuvo su nombre debido a la región en la que se originó, principalmente en Kentucky y una parte del sur de Ohio, donde suele crecer una hierba de color azul. Sus inicios culturales se remontan a los primeros colonos de Estados Unidos, provenientes de países como Inglaterra, Irlanda y Escocia, quienes descubrieron que la realidad era totalmente distinta a la que les habían platicado, después de atravesar el océano Atlántico en busca del ‘sueño americano’. Por ello, estos aventureros tomaron los instrumentos que tenían a la mano para crear una melodía que, con un tono melancólico, pudiera servir no solo para contar sus tragedias, sino también para motivarse y transmitir los sueños que los habían llevado hasta aquella tierra desconocida.

De esta manera nace el bluegrass, como una combinación de distintos ritmos, basados principalmente en el uso del banyo, guitarra, mandolina y violín, además de estar fuertemente influenciado por otros géneros afroamericanos, como el jazz y el blues. Motivo por el cual es constantemente confundido con folk y/o country. Por lo general, las canciones de bluegrass son interpretadas por tríos, donde suele destacar el vocalista principal, quien, al ritmo de las cuerdas y con una voz aguardentosa, describe un sinfín de típicas escenas estadounidenses, donde el amor, la religión y el melodrama son los temas principales.

Si quieres comenzar a descubrir este género, la recomendación obligada es empezar con Bill Monroe, el “padre del bluegrass”, además de armarte una palylist con rolas de otros artistas reconocidos, como Don Reno, Lester Flatt y los Stanley Brothers, para después rematar con la exquisita voz de Alison Krauss, la representante actual más importante del bluegrass a nivel internacional.

En nuestros restaurantes, los fines de semana también podrás disfrutar de algunos exponentes de bluegrass, mientras disfrutas nuestra deliciosa carne acompañada de una buena guarnición y una cerveza muy fría.